hospital-borda-pelado

El Centro Cultural del Borda

Filled as New Art @es

(Imagen: “El Interno” por Alfredo Segatori)

El Borda es el hospital psiquiátrico público de la Ciudad de Buenos Aires, situado en un precario edificio de Barracas. El hospital alberga miles de pacientes y provee servicio ambulatorio a miles más. Es el principal hospital neuropsiquiátrico de Argentina, pero sus edificios se encuentran en un estado notable de deterioro e incluso estuvo un año sin suministro de gas. Si no hubiera sido por el staff del hospital que compró estufas eléctricas de su propio bolsillo, el edificio entero no habría tenido calefacción.

El centro cultural del Borda se desarrolló rápidamente en los últimos años. Un gran edificio desocupado dentro del predio del hospital fue transformado en un espacio de múltiples funcionalidades con su propio teatro, hall de exposiciones con “arte brut” (arte marginal) de los pacientes junto con pinturas y murales del staff y artistas locales. Todos son bienvenidos a participar: visitantes, artistas locales y colectivos de artistas trabajan con el centro cultural y sus pacientes. Visité la institución junto a Joss de foto-ruta quien trabaja con el centro desde hace unos años y documentó la progresiva transformación de un edificio abandonado, a un centro cultural colorido y activo.

El año pasado, se corrió por Facebook la noticia que Banksy visitaría el centro cultural del Borda para exhibir su trabajo. Miles de personas alrededor del país anunciaron su intención de peregrinar hasta Barracas para ver sus obras en persona. El revuelo que causó semejante evento fue tal que los representantes de Banksy debieron salir a desmentir la presencia del artista en Buenos Aires. Sin embargo, el interés creado a raíz de dicha presencia ficticia, sirvió para crear conciencia de que el Borda posee un centro cultural activo que merece la atención.

Un artista una vez me confió que los sucesos artísticos más importantes de la Argentina, invariablemente nacieron de la solidaridad y motivación personal de la gente.  Ya que no se puede confiar enteramente en el compromiso del Estado y sus instituciones, las personas simplemente toman cartas en el asunto. La carencia de presupuesto generalmente se contrarresta con entusiasmo e inventiva.

Las condiciones edilicias del Borda son claro testamento de la negligencia institucional pero, lo que sin dudas es impresionante, es el férreo compromiso del staff y sus voluntarios. Hacen que el trabajo producido dentro del centro cultural sea aún más inspirador.

Más información: espacioculturalborda.blogspot.co.uk